viernes, julio 12, 2024
More

    Hotel Torre del Marqués: un paraíso eco-sostenible y gastronómico

    En el corazón del Bajo Aragón, el Hotel Torre del Marqués ha emergido como un destino exclusivo y seductor. Siendo una antigua masía del siglo XVIII que perteneció al Marqués de Santa Coloma, tras una impresionante rehabilitación, se ha convertido en un edificio biosostenible con el prestigioso sello de calidad de Small Luxury Hotels.

    Ubicado en una finca de 20 hectáreas rodeada de vegetación, el Hotel Torre del Marqués invita a la desconexión total y al reencuentro con la naturaleza en el tranquilo municipio de Monroyo, donde apenas viven 385 habitantes. En este rincón privilegiado de la comarca del Matarraña, la vida moderna se rinde ante el lujo del silencio, y la gastronomía se fusiona con lo local en el reconocido restaurante del hotel, La Atalaya del Tastavins, donde solo se utilizan productos de temporada de la zona.

    La comarca del Matarraña, formada por 18 pueblos medievales y poco más de 8.000 habitantes, ha sido comparada con una versión en miniatura de la Toscana italiana, pero su autenticidad y belleza la convierten en un destino único. 

    © Torre del Marqués.

    La historia del Hotel Torre del Marqués está entrelazada con la de Óscar García y Marta Goiri, un matrimonio cuyo amor por la zona los llevó a embarcarse en una aventura hotelera. Torre del Marqués se ha convertido en la piedra clave de su proyecto, que ahora incluye también el Hotel Palacio Matutano Daudén, en la vecina comarca del Maestrazgo. 

    Las 18 habitaciones del Hotel Torre del Marqués son un reflejo de la elegancia y el diseño que caracterizan a este lugar. Perfectamente orientadas para apreciar las hermosas panorámicas que ofrece el entorno, se dividen en cuatro categorías: Habitación Doble Estándar, Habitación Doble Superior, Junior Suite y Suite. Además, para aquellos que viajen en familia o en grupo, el hotel cuenta con una exclusiva Villa ubicada en las afueras de la finca, que ofrece privacidad y comodidad con una piscina privada y vistas de lo más integradoras.

    Asimismo, cabe hacer especial mención en su Dog Room, un espacio exclusivo para mascotas. Completamente equipado con cama, cuencos de comida y dispensador de agua automático, este espacio para animales cuenta con videovigilancia 24h.

    © Torre del Marqués.

    Pero lo que realmente hace destacar a este establecimiento es su compromiso con la sostenibilidad y el respeto por el entorno. Desde su rehabilitación, se ha procurado utilizar materiales naturales locales para reducir al máximo la huella de CO2. La energía necesaria para el funcionamiento del hotel proviene al 100% de fuentes renovables, como las placas solares y las calderas de biomasa obtenida de los pinares cercanos. También, en el restaurante, la gastronomía ecológica y de kilómetro cero es protagonista.

    El restaurante La Atalaya del Tastavins, dentro del hotel,  es toda una experiencia gastronómica y sensorial. Cada plato de su carta lleva la descripción de la Denominación de Origen de su ingrediente principal, recordándonos la importancia de lo local y la cercanía.

    Con un huerto propio y una cuidadosa selección de productos de los productores locales, el restaurante deleita a los comensales con exquisiteces como el Aceite de Oliva Virgen Extra de variedad Empeltre, la trufa negra del Matarraña y la miel de la región. Los sentidos se embarcan en un viaje de aromas, sabores y texturas que deja una huella imborrable en la memoria.

    Más artículos

    spot_imgspot_img