domingo, mayo 26, 2024
More

    Chanel redefine en Marsella la elegancia y el estilo coquette con una colección crucero inspirada en la arquitectura de Le Corbusier 

    La colección rinde homenaje a los orígenes de Chanel en las ciudades costeras, retomando una tradición que comenzó con Gabrielle Chanel en Biarritz en 1919. Este regreso a las raíces se ve reflejado en cada detalle, desde los tejidos hasta los cortes y colores. El desfile Crucero 2024/25 de Chanel en La Cité Radieuse ha sido mucho más que una presentación de moda; ha sido una celebración del arte en todas sus formas, desde la arquitectura hasta el diseño de alta costura.

    Desde que se anunció que este desfile tendría lugar en La Cité Radieuse, una obra maestra del racionalismo arquitectónico, la emoción estaba asegurada. La elección del emplazamiento no fue casualidad; es fiel reflejó la visión de Virginie Viard, directora creativa de Chanel, quien ha sabido capturar la esencia de la convivencia entre la simplicidad, la funcionalidad y la elegancia, tal como lo expresó Le Corbusier en su arquitectura.

    El desfile se inauguró con un vídeo cautivador dirigido por Ladj Ly y coreografiado por (LA)HORDE, presentando a la bailarina Marion Barbeau y un grupo del Ballet Nacional de Marsella. Este preludio estableció el tono: una colección que se mueve con la fluidez y la gracia del mar y el arte del baile.

    Virginie Viard ha desafiado las convenciones al presentar estilismos más fluidos y relajados sin sacrificar la elegancia que caracteriza a Chanel. El tweed clásico se reinventa con colores vibrantes como el verde lima y se combina con prendas metalizadas para un toque contemporáneo.

    Las modelos desfilaron sobre el techo-terraza de La Cité Radieuse, desafiando el viento como si estuvieran bailando al ritmo del Mediterráneo. Chaquetas oversize, prendas de inspiración submarinista y detalles artesanales como flecos y encaje se entrelazaron con maestría, creando un espectáculo visual único. La colección invita a la ‘bon vivant’ con bermudas, minishorts y faldas abullonadas, realzadas con lazos, brillos y volantes, cada detalle elaborado a mano en Rue Cambon en París y presentado en Marsella con una frescura única.

    Los tejidos hablan de una historia de amor entre Chanel y la artesanía, con crochet y eyelet que evocan un encanto vintage modernizado. La paleta de colores refleja la costa mediterránea: azul profundo, amarillo cálido, verde fresco y rosa dorado. Finalmente, la influencia del estilo ‘coquette’ se hace evidente con lazos delicados adornando prendas y bañadores, mientras que los accesorios estrella como perlas, sombreros de canotier y cadenas con el logo de Chanel añaden un toque final de lujo discreto.

    Más artículos

    spot_imgspot_img