viernes, junio 21, 2024
More

    ALQVIMIA dice adiós a su fundador: un visionario que creó un imperio de belleza, bienestar y espiritualidad

    IDILI LIZCANO (1956 – 2024) fundador de ALQVIMIA, amante de la alquimia, la belleza y la vida nos deja como legado el poder de la botánica y las plantas medicinales. Su partida pone de manifiesto la pérdida de una de las personas más sabias e influyentes en el sector de la belleza y la cosmética natural. Antes de que éstos conceptos de exprimieran, el Slow Beauty al servicio de la espiritualidad y el bienestar tuvo su implementación en España gracias a él.

    Idili Lizcano, fundador visionario de ALQVIMIA, nos ha dejado después de tres años de lucha valiente. Su partida marca el final de una era para el mundo de la cosmética natural y la aromaterapia, campos en los que dejó una huella imborrable.

    Lizcano, nacido en Orán en 1956 y criado en París, mostró desde joven una fascinación por los perfumes. Desde muy temprana edad, visitaba las perfumerías de Place Vendôme, donde sus sueños comenzaron a tomar forma. Este amor por los aromas lo llevó a prometerse a sí mismo que, algún día, crearía algo mejor. Y así lo hizo.

    En 1975, tras regresar a España después de un exilio familiar, se instaló en Altea (Alicante). Su inquietud existencial lo llevó a la Universidad de Valencia, donde estudió Filosofía. Posteriormente, emprendió un viaje iniciático a la India, donde se sumergió en las filosofías orientales del tantrismo, la meditación, el hinduismo y el budismo. Estas experiencias consolidaron su sueño de crear una marca que uniera naturaleza y espiritualidad.

    Al regresar a España, Lizcano abrió su primer laboratorio alquímico en la Alpujarra granadina. Allí, aprendió los secretos de las plantas medicinales de los pastores locales y destiló sus primeras esencias. Su conexión con la naturaleza lo llevó a buscar un lugar rico en plantas medicinales, encontrando en la Garrotxa, en el Pirineo de Girona, el lugar perfecto para establecer su empresa.

    © ALQVIMIA. Idili Lizcano.

    En 1984, nació ALQVIMIA en una masía del siglo XIV, Can Duran. «Quise fundar ALQVIMIA en plena naturaleza porque quería demostrar al mundo que es posible crear riqueza respetando la Madre Tierra,» decía Lizcano. Siguiendo las técnicas de los antiguos alquimistas, combinó tradición y modernidad para crear fórmulas 100% naturales capaces de transformar la piel, el espíritu y las emociones.

    Con este concepto, ALQVIMIA se expandió internacionalmente en 1991, alcanzando mercados exigentes como Holanda, Bélgica e Italia, y posicionándose en 20 países. La filosofía espiritual de Lizcano se integró en cada producto, y en 2003, inauguró los primeros ALQVIMIA Store & Spa en Barcelona, Madrid, Girona y Hong Kong. Estos espacios ofrecen rituales que se encuentran hoy en los spas y hoteles más prestigiosos del mundo, como los Ritz-Carlton y Marriott.

    Lizcano también fue un pionero en lo que él llamaba «Economía Humanizada», un modelo respetuoso con las personas y el medio ambiente que privilegia la economía productiva sobre la especulativa. Este enfoque le valió premios nacionales e internacionales, como el Green Label de Greenpeace en 2004.

    Drolma Lizcano, CEO de ALQVIMIA y hija de Idili, recuerda a su padre con las palabras de Platón que tanto lo inspiraron: «La la belleza es un camino ascendente a la luz y ahora él ha alcanzado ese máximo esplendor, brillando su luz más fuerte que nunca desde donde esté.”

    D.E.P. Idili Lizcano. Tu luz y tu legado continúan iluminando el mundo de la belleza y la alquimia.

    Más artículos

    spot_imgspot_img