martes, abril 23, 2024
More

    Chaka Khan, el gastro bar en El Raval que recorre lo mejor de la gastronomía de los cinco continentes

    Viajar a través de los sabores y sin salir de Barcelona. Este es el plan que nos propone el restaurante Chaka Khan cuya carta tiene platos típicos de Asia, África y América, fusionando su propuesta con los toques clásicos de la cocina mediterránea.  

    La cocina internacional, es una de las tendencias culinarias del momento. Así lo constata el célebre programa de Netflix “Todo el mundo a la Mesa, un reality TV  que se emitió en 2018, y que viajaba por el mundo para adentrarse en la cocina de países tan exóticos como vibrantes. El programa fue un éxito, ya que contaba con la participación de cocineros de élite que competían por elaborar el mejor plato típico de cada país. #Arepa, #Cachapa o #Ceviche ahora forman parte de nuestro conocimiento foodie, y en Chaka Khan podemos encontrar más platos típicos de Senegal, Laos, Perú, Vietnam, Brasil o Guatemala. 

    © Cortesía Chaka Khan. Todos Los Derechos Reservados.

    Este espacio que se encuentra en el corazón del vibrante Raval quiere que demos la vuelta al mundo con tenedor y cuchillo. De la mano de su chef,  Javier Ojeda Chaka Khan retoma su actividad integrando nuevos platos típicos de México, Filipina y Venezuela, entre otras regiones del mundo. 

    Chaka Khan, el primer Gastro-Bar de El Raval que fusiona sabores y técnicas de los cinco continentes

    Con tanta diversidad puede que a priori el comensal dude, pero la carta está estructurada de tal forma que la elección se hace de forma sencilla. Además el equipo del restaurante está altamente capacitado a la hora de explicar la composición de los platos, sus sabores y el gusto que deja en el paladar.

    Lo que sí tienen en común todas las opciones es que están hechos con productos de primera calidad.  «La idea es que el cliente no solo se atreva a probar sabores diferentes, sino que también arme su experiencia de acuerdo con sus intereses. Mientras esté más abierto… mejor será. ¡Claro que dependerá de cuán arriesgado sea», comenta Ojeda con simpatía. 

    © David Egui. Ceviche de aloe vera

    Las paradas del buen comer sin pasaporte ni avión. 

    La travesía, sin pasaporte ni visado tiene primera parada en Filipinas, con el «Ceviche de aloe vera». Este plato es una excelente opción vegana que aviva el hambre. Tiene cristales de aloe con mango, aguacate, leche de coco y crumble de cacahuetes.

    La segunda  parada nos lleva a probar los «Tacos de Tinga», originarios de México. Se trata del tradicional guiso azteca con salsa de jitomate y un toque picante, estallan en la boca los aromas del cilantro.

    La tercera parada es para las «Albóndigas de salmón con tikka masala», de India. Además de las características especias de esta preparación, se añaden jengibre, cilantro, yogurt, leche de coco y anacardos sin tostar. Y si aún tebemos sitio para hacer una cuarta parada, el plato estrella es «Vuelve a la vida», de Venezuela. Inspirado en las costas del Caribe, es un salpicón de pez dorada, langostinos, pulpo y mejillones. 

    © David Egui. Albóndigas de salmón con tikka massala.

    Música, copas y el nuevo ravaleo post pandemia. 

    Chaka Khan se ha convertido en punto de encuentro en Barcelona. Atraídos por la heterogeneidad cultural de El Raval, uno de los barrios más pintorescos de la ciudad por ser hábitat de diversas nacionalidades, idiomas y banderas, los clientes forman parte de la riqueza característica del lugar. 

    Una forma de interactuar con los sabores internacionales es la carta de cócteles, atractivo principal de la terraza en verano, hace pasar adelante. Después de la bienvenida, los mixólogos recomiendan maridar las bebidas con platos: «un consejo práctico sería combinar de acuerdo al país o a la región elegida. Por eso el cóctel Mariachi, que es mezcal macerado con citronela, tamarindo y Tajín, va súper bien con “El solomillo de cerdo con huitlacoche”, la estrella de la casa: un solomillo ibérico a la brasa con puré de camote, aceite de achiote y, por supuesto, huitlacoche salteado». 

    © Cortesía Chaka Khan. Todos Los Derechos Reservados.

    Le siguen los cócteles Sawadee Cup, Mika Aimi y Sem Sem, entre otras muchas opciones. El primero es ron con coco, chili, jengibre, hojas de kaffir y ginger beer, ideal para tomarlo con las berenjenas asadas al carbón y aliños picantes; el segundo es un vodka con licor de manzana, kumquat, lichi, sirope de tomillo y lima que se entretiene con el curry verde de pollo o los Saam de vaca, uno taquitos de lechuga con carne para montar al instante. Por último, Sem Sem es bourbon con aceite de sésamo, sirope de miel, sal y bitter de nuez negra.

    El interior del local es un ecosistema kinky y pop envuelve al visitante. Será la buena vibra de la cantante estadounidense Chaka Khan que da nombre al local, y que se catapultó al estrellato con temas de estilo funk como «I’m Every Woman» y «I feel for you».

    © Cortesía Chaka Khan. Todos Los Derechos Reservados.

    La barra Chaka Khan es centro neurálgico por hacer congregar deseos y curiosidades: «es un espacio muy cool porque sirve para encender motores y vivir el ambientazo de uno de los barrios legendarios de nuestra ciudad».

    Más artículos

    spot_imgspot_img