viernes, junio 21, 2024
More

    Las redes sociales popularizan el sector de la moda a escala mundial: analizamos junto a LCI Barcelona los pros y contras

    Anteriormente el mundo de la moda era cerrado y solo unos privilegiados podían tener acceso a las colecciones de las casas de lujo. Las redes sociales han supuesto un cambio de paradigma en muchos aspectos de la sociedad y uno de ellos es la manera como se consume la moda. Actualmente, se ha democratizado el mercado pero también es más volátil, haciendo que las novedades duren un corto tiempo.

    El sector de la moda siempre ha estado vinculado con la evolución de la sociedad. Los gustos, las tendencias e incluso la situación económica han influido en cómo los diseñadores y marcas han preparado sus campañas. Pero si hay algo que ha cambiado las reglas del juego ha sido la irrupción de las redes sociales, primero con Facebook y en la actualidad con Instagram y Tik Tok

    Las nuevas plataformas han servido de altavoz, provocando la aceleración de las colecciones y la fugacidad del reconocimiento. No hace mucho la moda era un mundo más cerrado e inaccesible. Ahora están las RRSS, que permiten que un desfile pueda llegar virtualmente a millones de personas. La moda ya es de todos”, reconoce Estel Vilaseca, responsable del área de moda de la escuela LCI Barcelona.

    © LCI Barcelona.

    Este altavoz es, generalmente, muy positivo para el sector. En primer lugar porque multiplica exponencialmente el público al que se puede dirigir una colección y se establece un diálogo, una narrativa más conversacional. Los mensajes ya no son unidireccionales de arriba abajo, sino que se genera una conversación que enriquece la marca y que la acerca a su usuario, su seguidor. 

    Además, frente al hermetismo que caracterizaba a las grandes casas de moda, las RRSS permiten que cualquier consumidor pueda opinar sobre una colección concreta. En resumen, hay una mayor facilidad para viralizar el mensaje a transmitir por una colección. Esta exposición no solo genera mayor audiencia, sino que también conecta a creadoras y grandes consumidoras de diferentes partes del mundo. 

    © LCI Barcelona.

    «Hay algo que muchas veces pasa desapercibido, y es que las grandes estrellas del cine y la música trabajan con estilistas que analizan las redes sociales para encontrar a un diseñador único y diferencial respecto al resto del sector”, indica Vilaseca. En este nuevo panorama, las celebrities, que también tienen cuentas, trabajan mucho más su exposición en redes y sus colaboraciones con marcas. 

    La otra cara de la moneda reside en el reconocimiento del trabajo de cada diseñador. “Ahora todo es más efímero. El lanzamiento de una colección sobrepasa a otro y así constantemente. El éxito de los diseñadores y marcas de antes ahora es más difícil de conseguir”, subraya la responsable del área de moda de LCI Barcelona. Y es que los tiempos de la moda han cambiado.

    © Fashion Speed Talks «El futuro de la influencia»

    Primero unas pocas personas, prensa y compradores, podían ver la colección, luego aparecía en publicaciones especializada para finalmente aparecer en las revistas. Con estos ritmos se presentaban dos colecciones al año. Fue Karl Lagerfeld quien impuso el ritmo acelerado de la industria de la moda actual introduciendo la presentación pública de las pre-colecciones y colecciones crucero. 

    Actualmente la moda es una industria que llega a un público mucho más amplio gracias a las redes sociales. Sin embargo, también se corre el riesgo de que el reconocimiento de creadores y marcas sea algo muy difícil de alcanzar por la fugacidad del éxito. “La preparación de varios meses pierde protagonismo en apenas unos días. También porque el diseñador ya está pensando en la siguiente colección”, afirma Vilaseca.

    Más artículos

    spot_imgspot_img